Publicado en | 0 comentarios

Una vez conseguimos los objetivos de la dieta de adelgazamiento personalizada, planificamos una dieta de mantenimiento que permita al paciente consolidar los resultados obtenidos. De esta manera evitamos las recaidas y el tan frecuente “efecto yo-yo”. En la elaboración de las mismas siempre se tendrán en cuenta las necesidades nutricionales del paciente, así como sus gustos y la intensidad de la actividad física que realiza. Es importante planificar visitas de control periódicas para controlar la evolución del paciente y reforzar sus hábitos saludables.